La Biblia y el proceso de creación consciente

El proceso de creación consciente tiene apoyo total en la Biblia. Si es usted un buen observador notará que todas las narraciones persiguen el mismo objetivo aunque bajo diferentes contextos: usted puede crear su mundo.

Como vimos en el artículo anterior la creación de su mundo está estrechamente relacionada con sus más firmes ideas y pensamientos. Por lo tanto, lejos de suplicarle a un dios fuera de usted con lágrimas en los ojos, la vía que las Escrituras aconsejan una y otra vez es acomodar sus pensamientos mediante la oración a eso que usted desea.

Pero, ¿qué es la oración?

Las iglesias enseñan que orar es pedir a un dios externo a usted que su deseo se cumpla. Pero la Biblia enseña otra cosa.

Sin embargo, en una o en dos maneras habla Dios; Mas el hombre no entiende. Por sueño de visión nocturna, Cuando el sueño cae sobre los hombres, Cuando se adormecen sobre el lecho. (Job 33:14-15)

Y también:

Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta, ora a tu Padre que está en secreto, y tu Padre, que ve en lo secreto, te recompensará. (Mateo 6:6)

Y luego:

Todas las cosas por las que oren y pidan, crean que ya las han recibido, y les serán concebidas. (Marcos 11:24)

Con lo anterior como base supongamos que usted desea hacer un viaje a la casa de sus padres pero no tiene el dinero suficiente para hacerlo.

Orar significa tener la certeza de que usted ya está en la casa de sus padres. Siéntase allí y disfrute de ese estado usando su imaginación. Véase dándoles un beso, sienta el olor de su hogar, observe la disposición de los muebles, la alegría de ambos y la suya por verse unos a otros otra vez, etc. Recree la escena y dé gracias por ello.

Aprópiese del sentimiento y continúe viviendo en ese estado. Y luego, por vías que nuestra mente natural no comprende debido a sus limitaciones, ¡usted estará en la casa de sus padres!

Dice en Eclesiastés 11:5:

Los caminos de Dios son misteriosos como la senda del viento, o como la forma en que el espíritu humano se infunde en el cuerpo del niño aún en el vientre de su madre.

Es muy importante que usted recree la escena cuantas veces sea necesario. ¿Recuerda la narración recogida en Lucas 18:1-8? Por lo tanto, insista con fe en que eso que desea ya está hecho.

Pero nos queda un último punto: no se lo diga a nadie.

Pero tú, cuando ores, entra en tu aposento, y cuando hayas cerrado la puerta (…).

Ese «cerrar la puerta» nos indica que el proceso de creación es totalmente individual, no contaminado por los pensamientos y emociones de otras personas. La oración creativa es un acto estrictamente privado.

Conclusión:

1) Justo antes de quedarse dormido, con su deseo bien definido, recree una escena que signifique el cumplimiento de su deseo.

2) Véase en propiedad de lo que desea. Es decir, ore desde el deseo cumplido.

3) Repita este ejercicio espiritual creativo cuantas veces sea necesario.

4) No lo diga a nadie.

5) Viva en ese estado de manera constante hasta su cumplimiento.

Sus sentidos naturales le informarán que todo es falso, que usted no está en la casa de sus padres, que no tiene dinero, que está atravesando dificultades económicas, pero no se rinda. La Biblia nos enseña que:

¿Cómo que si puedo? Para el que cree, todo es posible. (Marcos 9:23)

Y

Por fe sabemos que Dios formó los mundos mediante su palabra, de modo que lo que ahora vemos fue hecho de cosas que no podían verse. (Hebreos 11:3)

Y usted, aunque no lo recuerde, es Dios y Jesucristo tal como veremos en nuestro próximo estudio.